sábado, 4 de julio de 2009

EL HEJNAT MARIACKI.




En la antigua ciudad de Cracovia, ciudad que fue inclusive hace mucho capital de Polonia, se encuentra la iglesia de Santa María. Desde uno de sus campanarios todos los días a cada hora se oye el toque de una trompeta, inclusive este toque es trasmitido por la radio polaca para indicar la llegada del mediodía.

La característica de este toque de trompeta es que se interrumpe abruptamente en la mitad de un compás, esto sucede en recuerdo del centinela que hace muchos siglos montaba guardia en esa torre que servía de atalaya y divisó la llegada de los temibles mongoles del ejército de Gengis Khan, y al dar aviso con su trompeta para que cerraran las puertas fue muerto repentinamente por el certero disparo de un arquero mongol. Cuenta la leyenda que el disparo le dio justo en la garganta pero la población ya advertida pudo cerrar las puertas y rechazó el ataque.




El toque de trompeta conocido como “hejnat mariacki” que es una especie de diana, tiene la característica de ser un toque nostálgico y triste.

La leyenda decía que el hecho ocurrió en el año 1241 cuando las hordas del Khan asolaban Europa del Este.

Pasaron muchos siglos y otra vez Polonia tuvo que soportar el dolor de la guerra, durante la Segunda Guerra que comenzó el 1 de septiembre de 1939 con la invasión de su territorio por parte de Alemania por el oeste y a los pocos días por la Unión Soviética desde el este, pese a la heroicidad de los polacos nada pudieron hacer y así fue como miles de soldados y oficiales fueron tomados prisioneros por los alemanes y los rusos. Cabe destacar que la oficialidad polaca caída en manos de los soviéticos fue masacrada en el bosque de Katyn.

Posteriormente y una vez que fue invadida por Alemania, la Unión Soviéticase convirtió en aliada de las potencias occidentales.

Entre los gestos de buena voluntad de los soviéticos estuvo la liberación de los prisioneros polacos sobrevivientes y se decidió de común acuerdo entre soviéticos e ingleses enviarlos hacia Inglaterra para que continuaran en la lucha bajo las ordenes del gobierno polaco en el exilio, el tema es que la ruta para llegar a Inglaterra no podía ser hacia occidente dado que casi toda la Rusia europea estaba en manos de los alemanes, por eso se decidió llevarlos hacia el sur al este del mar Caspio, para finalmente llegaran a Egipto.

La marcha fue larga y penosa, para estos polacos, pero cuenta la historia que cuando llegaron a la región de la Tartaria estando conviviendo con los habitantes de la región oyeron una leyenda que contaban los tártaros y era que hacia muchos siglos una vez sus ejércitos se dirigieron hacia el oeste y que a las puertas de una gran ciudad con torres muy altas y campanarios un arquero tártaro famoso por lo certero de sus disparos atravesó la garganta de un centinela que se encontraba en el campanario mas alto de la ciudad y que el disparo interrumpió el aviso de su trompeta.

Hicieron falta que pasaran siete siglos para que se confirmara un hecho que ya muchos lo contaban como una leyenda.

Lo notable de este hecho, es que una historia contada infinidad de veces entre los polacos, y que con el paso del tiempo hasta se la consideraba una leyenda, un hecho dudoso, y fue confirmada su veracidad luego de varios siglos y gracias a la tradición oral de otro pueblo distante, nada mas que uno hablaba del valor de un centinela y el otro alababa la pericia de un arquero.

Dos hombres, víctima y victimario, quedaron hermanados en la historia de dos pueblos diferentes.

13 comentarios:

Frank dijo...

Excelente, me encantó. Uno de los mejores posts últimamente.

Abrazo.

buda dijo...

Interesante post,una historia para tener encuenta,en el que habla del valor de uno y alaba al otro por su hazaña.De paso, queria compartir contigo,esa cervecita o mate,aunque sea en la distancia,ya que ayer fue mi cumpleaños y quisiera brindar,por la amistad.Ojala!todos los pueblos pudieran hermanarse, con cosas tan pequeñas como estas.Un besico y un buen finde.

Etienne dijo...

Los polacos siempre me parecieron un pueblo intrigante, con gran fuerza de voluntad y estoicismo para sobreponerse a la adversidad.
El estar ahí, en medio de las potencias imperialistas debe ser bastante complicado.
Excelente como siempre!
(ni hablar de la foto de la arquera que me dieron ganas de atravesarla con mi lanza...)
Abrazos!

daalla dijo...

Una historia preciosa, Lux. Que demuestra que las guerras no las comienzan los pueblos sino los gobernantes que no están a su altura.
Mañana me voy a la playa unos días. La primera cerveza será a tu salud.
Un abrazo, amigo.

Mariela Torres dijo...

Muy buena historia. No la conocía y me pareció muy conmovedora.

Besos.

zambomba dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ganesha dijo...

EXCELENTE EL POST
no se si estoy equivocado pero creo que los ingleses los enviaban a misiONES JODIDAS (LEASE CARNE DE CAÑON)

SALU2 Y POLACADAS

severino el sordo dijo...

Con semejante arquera,imposible el fallo primero te paraliza para luego asestarte el disparo certero,muy bonita entrada,un saludo.

Blonda dijo...

Jajja, no sé si comentar el post, el comentario de Etienne y su lanza o el mensaje del formulario de comentarios con el rayo de Pingocho salido de su culo.

Imperdible!!!!


Besotes Lux ( y la próxima reunion blogger avisá!)

LUX AETERNA dijo...

Gracias estimadisimo Frank, me alegra que te haya gustado.
Abrazo

Merce te doy las gracias por la cerveza y te deseo un felíz cumpleaños! y brindo tambien por la amistad.
Te mando un beso

Etienne yo tambien te acompaño con la carga a de caballeria ligera es cierto la arquera esta para lancearla, respecto a Polonia es cierto rodeados de potencias y encima ortodoxos de un lado y luteranos del otro estaban rodeados.
Abrazo

Daniel espero que la pases de maravillas, espero tu retorno.
Disfrutá amigo y descansá.
Abrazo

Mariela es una historia muy linda gracias.
Besos

Ganesha es cierto, primero los emplearon en el norte de Africa y despues como carne de cañón en Montecassino.
Abrazo

Severino viste como hipnotiza la arquera?? Te mando un abrazo.

Blonda te prometo que la próxima te aviso, esta vez fuimos mas de veinte.
Besos

GABU dijo...

Ustèt sabe que èste pòstulo toca mis fibras màs ìntimas... =)

A veces creo que toda esa garra que fluye por la sangre de los Polacos y sus descendientes se debe a todo lo padecido y mucho como efecto rebote!!

P.D.:Tengo un recuerdo vago de esta historia contada por mi abuelo con ese brillo hùmedo en sus ojitos...

¡¡GRACIAS LUXI!!
Estos pòstulos me dan màs orgullo por la sangre que corre por mis venas!! :)))))

Elisabeth dijo...

genial y super interesante


besitosssss

Paula (Bera) dijo...

Me imagino que al sonar la trompeta y cortarse abruptamente ese sonido, en recuerdo al trompetista fallecido, debe impactar, aún con el paso del tiempo.

Hermoso post, sentido.
Besos!!!